Craig Wright solicitó derechos de autor sobre el Libro Blanco de Bitcoin

hace 3 meses

En una nueva acción para afirmar que él es Satoshi Nakamoto, el empresario australiano creador de Bitcoin SV, Craig Wright, introdujo una solicitud ante la Oficina de Copyright de Estados Unidos para registrar tanto el Libro Blanco como el software de la criptomonedas madre, como fruto de su labor intelectual.

En una nueva acción para afirmar que él es Satoshi Nakamoto, el empresario australiano creador de Bitcoin SV, Craig Wright, introdujo una solicitud ante la Oficina de Copyright de Estados Unidos para registrar tanto el Libro Blanco como el software de la criptomonedas madre, como fruto de su labor intelectual.

Si bien el autoproclamado Satoshi Nakamoto introdujo los formulario los pasados 11 y 13 de abril, la información no se hizo pública sino hasta el 21 de mayo, momento en que comenzó a circular el documento a través de las redes sociales.

Wright afirmó en la solicitud que tanto el software como su hoja técnica fueron producto de su trabajo, y que Satoshi Nakamoto era tan solo un pseudónimo, lo que explica que su verdadero nombre no figure en el trabajo. Con todo, el australiano solo introdujo los formularios, sin pruebas para acompañar la afirmación.

Ante el revuelo que causó la noticia, la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos se pronunció formalmente. En dos comunicados, reconocieron que Wright registró correctamente la solicitud, atendiendo a los requisitos sobre que competen a su autoridad. Sin embargo, aseguró que “las disputas sobre lo que se afirma en una solicitud de derechos de autor debe tratarse en las cortes federales”,  agregando que alguien que presente información falsa de manera intencional en una solicitud estará sujeto a penalizaciones, sin especificar cuáles.

En ese sentido, la Oficina de Derechos de Autor solo se encarga de registrar las solicitudes. Iniciar un proceso legal por fraude quedaría fuera de su ámbito de competencia. Con todo, la comunidad bitcoiner no parece preocupada por las implicaciones del registro de Wright, si bien ya en el pasado el australiano ha iniciado demandas por difamación contra distintos miembros del ecosistema.

Comentarios